PROVINCIA-LA SOLANA

El CO ‘Virgen de Peñarroya’ y Laborvalía reconocen a Antonio García-Catalán

El Centro Ocupacional ‘Virgen de Peñarroya’ y Laborvalía han rendido su particular homenaje a Antonio García-Catalán Barchino, el director del taller de teatro. Una distinción que llega en vísperas del Día Mundial de las Personas con Discapacidad y en un año especial al cumplirse el décimo aniversario de la declaración de la Convención de Derechos del discapacitado, aprobados por Naciones Unidas, todo un hito.

Paqui Rivera, directora del centro, expresó su gratitud a Antonio por su dedicación durante los últimos tres lustros. A esas palabras se unió Alfonso Gutiérrez, gerente de Laborvalía, que explicó la relevancia de este galardón. “Es el sello de calidad que entregamos a quienes apuestan por la inclusión de las personas con discapacidad, haciendo más de lo que están obligados a hacer”.

España suscribió ese acuerdo en 2008 y desde entonces está incluido en nuestro ordenamiento jurídico, paso adelante crucial, a juicio del gerente de Laborvalía. “Así podemos invocar su incumplimiento ante la justicia”.

Luis, usuario del centro, leyó una carta elogiosa hacia el homenajeado. “Con tu apoyo hemos hecho realidad un sueño que antes de conocerte no nos habíamos planteado; has creído en nosotros para vivir la emoción de subir a un escenario, hacer reír al público con las historias, aplaudirnos y felicitarnos; siempre que te hemos necesitado has estado con nosotros; cuando estuvimos tan mal económicamente estuviste a nuestro lado; nos ayudas a pensar, interpretar y desarrollar nuestra imaginación; te queremos y te agradecemos que creas en nosotros; también a Patro por su esfuerzo y voluntad”.

Antonio García-Catalán no pudo ocultar su emoción durante su intervención. Se mostró muy agradecido por el cariño recibido durante estos 14 años. “Es un proyecto de todos y todos disfrutamos del teatro”. Particularizó en Patro Rodríguez-Rabadán, codirectora del taller. “Hemos tenido catorce partos en toda su extensión, pero tenemos la mejor epidural posible: los actores”.

Recordó sus nervios cuando llegó por primera vez para trabajar con los usuarios del centro. Se valió de una pastilla efervescente para construir una metáfora. “No es una pastilla, es una pena y tenía una gran tristeza cuando la cogí. Me dijeron que la compartiera y un día alguien llegó, me abrazó, cogió mi pena y la echó en un vaso lleno de agua. Me la bebí, me sentí divinamente y aprendí que las penas hay que ahogarlas cuando son pequeñas, antes de que crezcan y te ahoguen a ti”. Confirmó que ya está preparando el próximo parto, el décimo séptimo, cuando llegue mayo. “Ya estamos preñados”, concluyó.

Cerró el turno de intervenciones la concejala de Capacidad, Pilar Crespo, dio la enhorabuena a Antonio García-Catalán, del que destacó su esfuerzo y su paciencia. También elogió el trabajo de Laborvalía y, por supuesto, del Centro Ocupacional.

Acto seguido, varios usuarios del centro leyeron en voz alta el decálogo de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad.